En el Centro Cultural de Brasilia, se dio inicio al Seminario sobre migración y refugio

“Caminos para una cultura del encuentro”, que entre el 12 y el 14 de junio congrega a participantes de todo Brasil, América Latina, el Caribe y Caritas Internacional, en torno al debate y la reflexión sobre el fenómeno migratorio actual y la campaña “Compartiendo el viaje”.

El evento se inició con la bienvenida a los participantes y la ponencia de un gran panel que se sentó a compartir la mesa y entregar sus reflexiones y testimonios sobre el trabajo que se está realizando en la temática de la migración y el refugio. 

 Fue así como Myria Tokmaji, refugiada Siria en Brasil,  compartió su testimonio: 

“Llegué a Brasil hace cuatro años, fue muy difícil dejar mi país,  la cultura,  a mi familia. Pertenezco a una familia cristiana, que es una minoría en Siria y estoy muy feliz de haber llegado a Brasil que es un país cristiano, llegando acá me sentí en casa y eso me dio fuerza, esperanza, hizo que nuestro comienzo fuera mucho más fácil. Luego, se vino toda mi familia y ahora somos 16 personas viviendo aquí. Yo pude estudiar, tengo una carrera de comunicadora audiovisual y diseñadora gráfica. Tuve que madurar muy rápido y puedo decir que hoy estoy muy feliz de compartir mi vida abrazando refugiados y emigrantes.  Para mi fue fundamental la acogida de los brasileños, ese abrazo que parece simple, es lo único que nos ayudó. Simplemente  quiero decir ¡Muchas gracias¡”.

En tanto, Mayra  Alejandra Figuera, emigrante venezolana radicada en Brasil, también compartió su historia: “Cada fin de semana casi 15 mil personas están saliendo de Venezuela, profesionales, especialistas, jóvenes con mucha educación, de diversas profesiones. Más en Venezuela, se están quedando aquellos que no están altamente calificados para llevar a cabo un buen trabajo y eso aumenta la decadencia. Son miles los que cruzan las fronteras cada semana. La acogida de los venezolanos en Brasil en un primer momento fue muy buena. Últimamente, esto ha cambiado, se nos pide devolvernos a nuestro país, lo cual recibimos con inmenso dolor. Yo trabajo voluntariamente para la pastoral del migrante en Roraima y me he encontrado con testimonios de vida muy dolorosos. La recepción y la acogida hacia nosotros ha cambiado mucho y estamos trabajando por cambiar en la medida de nuestras posibilidades esta triste realidad”. 

Desde ACNUR, la alta comisionada Isabel Riquelme, expresó: “Estamos ante una enorme crisis humanitaria con millones de desplazados. En ese sentido,  la campaña de Caritas “Compartiendo el viaje”, es una de las mejores que hemos visto, se preocupa sobre qué quiere, qué necesita un migrante y un refugiado ellos son como nosotros. Debemos reflexionar sobre los cuatro verbos  propuestos por el Papa y tenemos el deber de trabajar juntos en beneficio de toda la comunidad”. 

En tanto, Martina Liebsch, Directora Incidencia Caritas Internationalis, señaló: “Estamos celebrando la cultura del encuentro y la acogida hacia nuestros hermanos migrantes y refugiados. Esperamos enviar un mensaje de esperanza a todas partes del mundo para que la campaña “Compartiendo el viaje” se siga viviendo. De los cuatro  verbos propuestos por el Papa, el más desafiante es “integrar”.  Parece que estamos reinventando la historia, la pregunta es ¿Somos capaces de aprender, de escuchar los unos a de los otros? ¿Somos capaces de hacer algo mejor para acoger a los emigrantes? “ 

“La cultura del encuentro ante los desafíos de la movilidad humana”

Por la tarde, el Presidente de Caritas Internacional, Cardenal Luis A. Tagle, expuso sobre “La cultura del encuentro ante  los desafíos de la movilidad humana”. Sobre esto,  el  Obispo de Manila señaló: “Con más de 65 millones de personas moviéndose, por qué es tan difícil encontrarnos, cómo pueden ser invisibles millones de personas en contínuo movimiento. Es aquí donde nace la necesidad de reflexionar sobre la cultura del encuentro. Las personas desaparecen de nuestras mentes, de nuestras conciencias por diversas causas, una de las cuales se debe al mercantilismo por sobre las personas,  en el modo mercantil de pensamiento, todos somos percibidos como objetos, como cosas para ser usadas para un provecho o placer. Así la persona es medida por su funcionalidad y por tanto la humanidad de la perrona desaparece. La desaparición de las personas humanas amenaza a las familias. La pregunta es ¿Estamos ante un crecimiento genuino o injusticia legitimada? , los pobres desaparecen como seres humanos en un sistema económico injusto. Necesitamos autocrítica y autoexamen. Los pobres son capaces de enseñarnos valores de los que el sistema económico predominante carece”.

Finalmente, el Presidente de Caritas Internacional, se refirió también a la campaña sobre migración y refugio “Compartiendo el viaje”: “Estoy convencido que compartir el viaje requiere de un cambio de horizonte, es entrar en una relación de compromiso con emigrantes y refugiados, se inspira en los cuatro verbos del Papa Francisco. Sobre ello, emocionados hasta las lágrimas compartió algunos testimonios e historias de emigrantes, incluyendo el de su familia y concluyó señalando que “Podemos y debemos alimentar esta esperanza en los emigrantes y refugiados, seamos parte de sus historias”, puntualizó. 

 

Nuestro Twitter