Cáritas Argentina y el proceso de integración urbana de 4329 barrios populares

Acompañando a los más pobres

en sus luchas por tierra, techo y trabajo.

El 11 de abril se hizo pública la decisión de presentar en el Congreso de la Nación el Proyecto de Ley de Expropiación de todas las tierras en las que se asientan los Barrios Populares incluidos en el Registro Nacional (ReNaBaP), que creó el decreto presidencial 358/2017 de mayo del año pasado. Ese proyecto de ley se ha elaborado en el proceso que viene acompañando Cáritas Argentina (a través del Área Desarrollo Institucional) y es fruto de un trabajo compartido impulsado por los Movimientos Sociales junto con otras organizaciones y con el Estado.

 La Ley que comenzará a trabajarse en el Congreso declara de utilidad pública todos los bienes inmuebles sobre los que se asientan los barrios populares del ReNaBaP y suspende los desalojos por 2 años. Al mismo tiempo, propone generar condiciones y mecanismos que permitan a las personas acceder al derecho sobre la tierra que habitan. Finalmente, permitirá que las empresas prestadoras de servicios públicos realicen obras, más allá de cualquier marco regulatorio que hoy lo impida.

Cáritas Argentina seguirá con atención el acompañamiento y monitoreo de este paso, como viene haciendo hace dos años con el proceso general que busca la integración de barrios populares en contextos urbanos. Este paso se suma al Certificado de Vivienda Familiar al que pueden acceder desde el 2017 aquellas familias que ya fueron encuestadas.

En este camino nos inspira nuestra visión cristiana de la caridad transformadora y de la justicia, con el nuevo impulso que nos ofrece el Papa Francisco en su Magisterio. Es una alegría haber podido dar pasos concretos en la búsqueda de soluciones estructurales para que cada familia tenga condiciones que los acerquen a tener tierra, techo y trabajo. 

Este video que presentamos ofrece un testimonio de esta buena noticia [click aquí]

Motivaciones profundas

Como dijimos, este acompañamiento es un compromiso asumido por Cáritas Argentina que tendrá impacto en 4329 barrios populares, donde se estima que viven más de 3.500.000 personas. Mientras se avanza en esta acción legislativa, se está invitando a cada Cáritas Diocesana que lo crea oportuno sumarse en algún sentido a este trabajo, o articular su misión caritativa con alguno de los frutos del proceso. 

El camino es complejo y no exento de contratiempos. Lo vivimos con paciencia, porque sabemos que el tiempo es superior al espacio, y que la realidad es superior a la idea.  El Papa nos invita con estas palabras: “Quiero llamar a todos los cristianos, en particular a los pastores, a renovar el impulso misionero, a tomar la iniciativa frente a tantas injusticias, a involucrarse con los problemas de los vecinos, a acompañarlos en sus luchas, a cuidar los frutos de su trabajo comunitario y celebrar juntos cada pequeña o gran victoria. Sé que hacen mucho pero les pido que recuerden que no es una tarea más, sino tal vez la más importante, porque «los pobres son los destinatarios privilegiados del Evangelio» (Papa Francisco en su visita al suburbio de Nairobi (Kenia), el 27 de noviembre de 2015.

Queda aún mucho por hacer para integrar los barrios a la ciudad. Integrar significa reconocer a sus habitantes como hermanos, ayudarlos a acceder con dignidad a las tierras que habitan y rehabilitar todos sus derechos y responsabilidades como ciudadanos. Integrar significa impulsar obras para el acceso a los servicios públicos, establecimientos educativos y culturales, centros de salud, transporte público, recolección de residuos. Integrar significa que los habitantes de los barrios, los más pobres, sean protagonistas de estos procesos. Integrar significa desarrollo humano integral.

Algunos datos generales

Como datos generales de este proceso, digamos que se han identificado 4.329 barrios populares en todo el país; hasta los primeros días de abril se encuestaron 560.291 familias de las casi 850.000 estimadas que viven en los barrios; y se entregaron más de 106.500 Certificados de Vivienda Familiar.

Nuestro Twitter