Cáritas de Panamá despide a cubanos que retornan a la isla caribeña

Luego de una estancia de 5 meses en Panamá, el grupo de cubanos que intentaba llegar a Estados Unidos y que quedó varado en el país centroamericano, comienza a retornar a la isla. 

Faltan sólo 22 cubanos por deportar de forma voluntaria. Este proceso había comenzado en septiembre, pero luego del paso del huracán Irma en el caribe, el gobierno panameño decidió esperar el paso de la tormenta para retomar las negociaciones. 

Durante la estancia de los cubanos, la Iglesia de Panamá, a través de Cáritas, brindó alimentación, techo y atención médica en el departamento de Chiriquí, donde se congregó el grupo. 

 

Por su parte, Mons. José Ulloa, arzobispo de Panamá, señaló en una entrevista que la labor fue grande, pero la participación de fieles y laicos ayudó a realizarla. Además, explicó, la experiencia sirvió para que la población se sensibilizara en el tema migratorio. 

Después del anuncio del cese de la política “Pies Secos, Pies Mojados”, un grupo de cubanos que atravesaba Panamá quedó varado en su intento por llegar a Estados Unidos. Luego de acuerdos con el gobierno, el grupo decidió regresar voluntariamente a Cuba, a cambio de la asignación de visas de entrada múltiple a ese país.

 “Aquí dejaron huellas, dejaron amigos. Se extrañan por su forma de ser. Y si volvieran, los volveríamos a ayuda” Lilia González, miembro de Cáritas Panamá. 

Nuestro Twitter