Cultivo de cacao empodera a agricultores y cuida la casa común

Más trabajo y mejores sueldos se esperan del Proyecto Alianza Cacao, señaló José María Peralta, miembro directivo de la Cooperativa Santa Clara, en la Diócesis de Zacatecoluca, El Salvador durante la visita de representantes de Catholic Reliefe Service (CRS) y la Cáritas Nacional, quienes han apoyado la iniciativa.

El proyecto consiste en el apoyo a pequeños productores para que puedan sembrar semillas de cacao en terreno donde antes sembraban caña. La medida tiene dos objetivos principales: el primero será el de empoderar a la población para cosechar este producto que sirva como alimento y, al mismo tiempo, puedan vender; el segundo se trata de enseñarles a cultivar sin dañar la tierra, es decir, cuidar la casa común.

“No estamos impulsado un proyecto de cacao, estamos iniciando un proceso que se da a partir de un proyecto, un proceso que a 5 años nos tiene que dejar empoderados y empoderadas. Este es un proceso que no se definió para hacer frentes a la violencia o para hacer frentes a los problemas de migración, pero creo que lo está haciendo y puede hacerlo mucho más” explicó Antonio Baños, director nacional de Cáritas El Salvador.

Bajo el concepto de Sistemas Agro Forestales (SAF), el Proyecto Alianza Cacao buscar trabajar con los productores para diversificar y mejorar sus ingresos con el cacao. Además,  “implementará buenas prácticas de conservación de suelos y manejo de agua, con esto se puede practicar una agricultura sostenible que también aporte al medio ambiente”, señaló Holly Inurreta, Directora de CRS a los miembros de la Comisión de CRS, encabezada por el Obispo de Dallar, Texas, Mons. Edward Burns, así como a agricultores de la zona.

La Cooperativa Santa Clara está integrada por 373 socios que trabajar 1300 manzanas de terreno (916 hectáreas), las cuales hasta el 2016 eran sembradas con caña. Al ingresar al de Cáritas, los miembros de esta cooperativa están dando un paso de ser cultivadores de caña al cultivo del cacao. Actualmente cerca de 25 manzanas (18 hectáreas) de sus terrenos ya están cultivadas con el cacao bajo el SAF.

Cabe señalar que también se busca reproducir cuatro variedades criollas seleccionadas de cacao para ser distribuidas en las diferentes plantaciones de todo el país. El objetivo es rescatar el material genético existentes que es muy valioso en cuanto a calidad de sabor fino y de aroma.

Nuestro Twitter