Estudio de Cáritas revela casos de desnutrición en niños venezolanos

El estudio que realizó Cáritas Venezuela sobre nutrición en niños el pasado 2016 reflejó cifras alarmantes. Los resultados indican que de 818 niños evaluados en cuatro distritos del país, el 25% están en desnutrición aguda moderada  y el 12 % ya cuenta con un cuadro de desnutrición aguda severa.  

Entre octubre y diciembre del año pasado, 25 parroquias pertenecientes a Distrito Capital, Zulia, Miranda y Vargas fueron monitoreadas para conocer la situación alimentaria de los infantes, la cual fue agravada desde el comienzo de la crisis por la que pasa Venezuela desde hace cuatro años.

Susana Rafalli, experta en seguridad en seguridad alimentaria y nutrición, señaló, en una entrevista, que las investigación titulada “ Línea basal de un monitoreo centinela de la situación nutricional en niños menores de cinco años”, ocupó los criterios correspondientes a las clasificaciones utilizadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el marco implementado por la seguridad alimentaria en Emergencias humanitarias. 

La OMS mide, a través de porcentajes, el nivel de desnutrición que vive un país. Es decir, si la desnutrición aguda está en 10%, hay alarma; si es 15%, se trata de crisis; en menos de 30%, emergencia; y en más de 30 por cierto, hambruna. En el estudio, Vargas demostró que está en crisis; porque presentó un porcentaje del 12,9.

 Rafalli detalló que ambos tipos de desnutrición (moderada y severa) son preocupantes, ya que no sólo afecta la pérdida de peso, sino puede provocar dificultades para alcanzar la estatura promedio (1,70 m). Los resultados indicaron que este rasgo (estatura) tiene un déficit de 18%, esto indica que de cada 100 niños participantes, a 18 de ellos se les había retardado el crecimiento.

“Mientras que los niños pueden ganar peso con una dieta balanceada, los centímetros que perdieron durante su etapa de crecimiento jamás los podrán recuperar. La talla es sólo la punta del iceberg: el problema que yace debajo es un déficit del desarrollo cognitivo”, explicó la nutricionista.

Ante el escenario, Janeth Márquez, presidenta de Cáritas Venezuela, quien también colaboró con el estudio apoyado por la Oficina de Asuntos Humanitarios de la Comisión Europea, Caritas Francia y Caritas Suiza, habló de la intervención de la institución de la Iglesia Católica para disminuir el impacto de este problema en los niños venezolanos. 

“Si no intervenimos, estos niños que están en riesgo aparecerán desnutridos en nuestro próximo boletín mensual. Estamos informando sobre esta situación para no crear conflictos, sino para que empiecen políticas públicas y que se atienda a esta población”, afirmó Márquez.

Gracias a la investigación se hizo una detección que está impulsando programas para las familias y comunidades más afectadas, con jornadas de alimentación durante 3 meses para que puedan recuperar vitaminas y nutrientes. Además, hay un proyecto de formación en alimentación, promoción de la lactancia materna y campaña de prevención de enfermedades.

“Se pueden tener la labor de mitigación, de protección y de recuperación, pero si la amenaza no cesa esto nos va a costar mucho, y no tenemos señal alguna de que las grandes amenazas y riesgos a los que está sometido el país, especialmente por el flanco de su seguridad alimentaria vaya a mejorar”, comentó la Rafalli al respecto de la crisis por la que atraviesa el país venezolano. 

Cáritas Venezuela tiene intención de continuar con el monitoreo a otros estados del país, como Bolivar, Cumaná para seguir visibilizando la situación de otras regiones, pero también con el objetivo de ayudar a los más pequeños. Mientras la situación no mejore, la entidad continuará ofreciendo suplementos alimenticios y vitaminas para que los niños puedan enfrentar las condiciones que prevalecen a lo largo del país. 

“Oración y visibilidad, necesitamos que se hable de esto, que bajen a Venezuela de una imagen de país rico y que se entiendan cómo nos sentimos nosotros al vernos en esta situación. Hacer presión desde fuera también es una forma de apoyar, y el podernos brindar donaciones que nos permitan atender a los niños” exhortó Susana Rafalli sobre la forma de apoyar el trabajo de la Cáritas Venezuela a nivel internacional